valencià
Presentación
Consultas
Plan zonal
Solicitud de Recogida de enseres
Puntos verdes
Guía en Pdf (2007)
+ Información
HOME
 
· Haz clic aquí para saber lo que va y lo que no va en cada contenedor ·

Qué son

Pilas de todo tipo, tubos fluorescentes, lámparas compactas y de bajo consumo, halógenos, termómetros, focos... son los llamados (mercuriales) porque contienen, entre otras substancias peligrosas, mercurio, tan venenoso para los seres vivos, como para el entorno. Pero, a pesar de ello, son elementos cotidianos en nuestras vidas debido a su gran utilidad y, por tanto, de gran consumo, que se convierten en potencialmente peligrosos cuando, acabada su vida útil, no se separan, recogen y tratan adecuadamente.

Pilas:

Las pilas usadas no son un residuo más sino que pueden considerarse como un residuo especial por tóxico y peligroso y esa es la razón por la que no habrá que mezclarlas nunca con el resto de residuos. Las pequeñas de botón son las más contaminantes -una sola puede llegar a contaminar 600.000 litros de agua o lo que es lo mismo, la cantidad que una familia de 4 miembros beberá a lo largo de toda su vida- pero las alcalinas, duraderas y potentes, las de petaca, las cilíndricas..., aunque contaminan menos porque contienen menos mercurio, pueden contaminar 175.000 litros de agua, el equivalente a lo que beberá una persona durante toda su vida, tienen gran peligro porque se producen en mucha más cantidad que las de botón.

Las pilas salinas son las primeras que aparecieron en el mercado. Nuestros abuelos ya las utilizaban y aunque tienen menos duración y potencia, vale la pena porque su contenido tóxico es muy bajo.

Las pilas “verdes”, ecológicas o “biopilas” comienzan ahora a comercializarse y a penas contienen mercurio por lo que habrían de SER NO SÓLO UNA OPORTUNIDAD SINO LA ALTERNATIVA.

   

Cuando, una vez agotadas, tiramos las pilas con el resto de los desperdicios, sobre todo en la misma bolsa de orgánico y rechazo, estas van a parar al vertedero y, con el paso del tiempo, pierden el recubrimiento exterior y su contenido, principalmente metales pesados como el mercurio y el cadmio, se sale y acaba filtrándose a la tierra contaminando las aguas subterráneas que serán la vía para llegar hasta nuestros alimentos y, en general, a todos los seres vivos.

El mercurio se acumula en el organismo, sobre todo en la medula ósea y en el cerebro, causa daños irreparables a medio y largo plazo en sus -los nuestros- tejidos. En cambio, si hacemos la separación de las pilas para su recogida selectiva, estas se llevarán a una planta especial de reciclado donde recuperarán los metales pesados, el mercurio y el resto de materiales que constituyen las pilas como el plástico, el vidrio o la chatarra, revalorizándolos.

Fluorescentes:

Son lámparas de vapor de mercurio a baja presión de uso extendidísimo en la iluminación de casas, industrias e instituciones porque son de menor consumo energético que otros tipos de lámparas y tienen una vida útil más larga.

Los fluorescentes que nos iluminan en casa, en el trabajo... no son sólo un tubo de vidrio sellado que hace luz. Contienen gas Argón y vapor de mercurio a baja presión además de otros elementos como el aluminio, el cadmio, plomo, cobre, cromo, hierro, níquel, sodio, zinc, magnesio, bario...; extremos de plástico  -baquelita- o aluminio; electrodos de tugsteno, hierro o niquel... por lo que cuando se agotan se hace imprescindible trasladarlos y depositarlos donde puedan ser tratados y reciclados correctamente. De un tubo fluorescente se aprovechan los extremos de aluminio, los componentes ferromagnéticos, el vidrio, los clavos de latón y el “polvo fosforoso” rico en metales, todo menos el aislamiento de los extremos del tubo, cuando son de baquelita.

   

Cómo es nuestra recogida selectiva

Destino: Planta de reciclado de Mercuriales de VAERSA en Buñol.

Objetivos a cumplir:
No tirar ni un solo “mercurial" en la bolsa de orgánico y rechazo.
Por eso, de los 45 contenedores para pilas de los que disponíamos, tenemos ahora 56 "contenedores satélites" adosados en uno de los laterales de los de papel y cartón. Igualmente, los centros municipales como Polideportivo, Ayuntamiento, edificio de Servicios Municipales, Centro Socio Cultural y Centro de Información Juvenil, disponen de contenedores para la recogida selectiva de pilas botón que se recogerán dos veces al mes.

Quién se encarga:
De la recogida selectiva y el tratamiento de nuestros residuos mercuriales -tubos y lámparas fluorescentes, de bajo consumo, pilas, halógenos, focos...- se encarga en L'Eliana, VAERSA asignada por la Consellería de Territorio y Vivienda, que los traslada desde los puntos de recogida de nuestro municipio a la Planta de Residuos Mercuriales de Buñol, para su reciclado y obtención de mercurio líquido que podrá ser después reutilizado.

Otras modalidades de recogida de mercuriales

Teléfono gratuíto de VAERSA: 900 10 18 36

Fluorescentes y lámparas: en cajas especiales en los siguientes comercios:

+ Centro comercial “El Osito”
+ Centro de Coordinación de Emergencias 1.1.2
+ Electricidad Alfredo S.L.
+ Electricidad Guaita
+ Juan Carlos Arroyo Mayorga-Electricidad Arroyo
+ Red Eléctrica de España S.A.

Para pensar y practicar

Tendríamos que pasar del "USAR Y TIRAR" al "USAR MENOS Y RECICLAR" porque, hoy por hoy, se hace bien poco: si la normativa europea fija en el 60% la recogida y el reciclado de los mercuriales, en España sólo llegamos al 20% del total que producimos.

Aprovechemos al máximo la luz natural que tenemos mucha y muchas horas y, además, es gratis. Subir persianas y descorrer cortinas ¡es ganarle horas al sol.  El consumo eléctrico que genera una pila es 450 veces más caro que el de la red eléctrica.

Revisad si algún espacio de vuestra casa o de vuestro trabajo tiene un exceso de iluminación eléctrica y...dejad solo lo necesario.

Podemos almacenar en casa o en el trabajo en grandes botes reciclados de vidrio, plástico o latas metálicas las pilas usadas hasta que tengamos una cantidad suficiente para llevarlas a su contenedor. Os ahorraréis muchos viajes y resultará más sencillo.

Usamos pilas para todo -juguetes, radios, móviles, cámaras de vídeo y fotografía, mandos a distancia, básculas, relojes, calculadoras, linternas... así es que habríamos de apostar fuerte por:

· Juguetes más naturales, menos tóxicos y más creativos y participativos.

· Conectar los aparatos a la red eléctrica.

· Utilizar pequeños aparatos recargables con luz solar.

· Usar pilas recargables que, aunque con componentes contaminantes y un poco más caras, pueden reutilizarse más de 500 veces con el consiguiente ahorro y disminución de vertido de pilas al medio ambiente.

· Usar las pilas botón de litio que no contienen ni cadmio ni mercurio y no las de mercurio.

· Usar las pilas "verdes" o las salinas y no las alcalinas.

POR EL BIEN DE TODOS Y DEL MEDIO AMBIENTE, ¡NO TIREMOS LOS MERCURIALES A LA BASURA!.

 

Web: BemarNet